El post-parto

Era la 1.00 de la mañana cuando llegaba a mi cuarto con Tristán, feliz y llena de energía. Los médicos insistían en que no podría moverme hasta el día siguiente por los efectos de la epidural pero en cuanto salí de la sala de partos tenía fuerza para ponerme a caminar!! Estaba eufórica!! Me sentía afortunada por el maravilloso parto que había tenido sin ninguna complicación y por ver a mi bebé tan sano. Leer Más…

El parto

Vestida con un camisón de oysho, me puse mis chanclas y empecé a caminar hacia la puerta de acceso restringido con el iphone y el ipad en mano. Estaba ansiosa por ver donde iba a dar a luz. Cuando pasé, me encontré una sala con mucha luz natural, muy agradable, parecida a las demás habitaciones, con su baño incluido. Había una cama que parecía normal, un foco grande de luz y un aparato cerca de la cama para hacer todos los chequeos del bebé… Leer Más…

Los días antes del parto

Esa noche llegué en taxi por urgencias a la Fundación Jiménez Díaz.

En cuanto me atendieron, las enfermeras me preguntaron si estaba de parto, y como todavía me quedaban 5 semanas contesté un NO rotundo! Les dije que había tenido una pequeña pérdida y quería chequear que todo fuese normal. Mientras me intentaba convencer a mi misma de que estaba en el hospital sólo de paso, las enfermeras tomaban nota de mis datos y me ponían una pulsera identificativa. Leer Más…